... La que escribe.

Mi foto
Santiago, Chile
Soy una mujer que también es amiga, hija, nieta, hermana, prima, sobrina y mil cosas más. Disfruto regalando sonrisas en la calle y quiero pensar que el mundo es mejor con ese simple gesto; por eso, me ando buscando. Si usted me ve por ahí, avíseme!

jueves, abril 12, 2007

GRATITUD A LA MEMORIA

Hoy no puedo sino sonreír por el aseo que se me ocurrió hacerle a mi cajita (que a estas alturas parece baúl) de los recuerdos.
Llevo años de años quejándome más o menos de lo sola que estoy, de lo triste que me siento, de lo poco que me han amado... y, por Dios, no hay nada más falso que eso. Nunca he estado carente de cariño; lo que sucede es que muchísimas veces los árboles no nos dejan ver el bosque.
Me han amado y muchísimo; niños que hoy deben ser hombres maravillosos, hombres que llegaron a destiempo a mi vida, jóvenes que se desvivieron por mí y que yo, de puro obtusa o insensible, no aquilaté como debí en su momento. Andrés, Jaime, Rafael, Matías, Cristóbal, Francisco, el otro Francisco y por qué no decirlo, un Rodrigo demasiado tardío también. Irónicamente, la intensidad del amor que ellos profesaron por mí en su momento no fue correspondida, porque estuve demasiado atareada en amar desmedidamente a quienes terminaron siendo sombras tristes, con bemoles, en mi camino.
También he tenido amigos por montones... desde muy niña, seres medio angélicos que se han cruzado en mi camino justo cuando más los he necesitado y que por distancia, tiempo y espacio se me quedaron en la vereda... Jaymee, José Francisco, Jesús (sí, Jesús!!!!!!), Pablo, Rodrigo, Carolina, Beatriz, Rocío, Gustavo, Matías y tantos pero tantos otros... Obvio a quienes siguen conmigo, porque trato de decirles casi en todo momento cuánto los estimo (Jani, Rodolfo y esos otros que saben quiénes son).
Me reí a mares releyendo comentarios y dedicatorias añejas pero sentidas. ¡Qué importante es la palabra! Esa cajita maravillosa que atesoro bajo mi futón tiene condensado lo mejor de mi vida, una especie de resumen con elementos tan valiosos como la entrada al último concierto de Soda en Chile (estuve ahí), las normas de debate del COBA (las del tiempo en el que yo fui speaker), las tarjetas de navidad y cumpleaños de mis hermanos apenas sabiendo escribir (para derretirse de tanto amor) o la propuesta formal de mi primer programa de radio (sí pues, lo tengo guardadito... Tiempo Fuera!)
Leí muchísimas cartas y varios poemas que me calaron hondo hoy antes de almuerzo... a ver si en algún momento rindo honores como corresponde a estos amores tan diversos y para los que tengo solo recuerdos gratos... esos mismos recuerdos que hoy me hacen sonreír y darme cuenta que no puedo más que agradecer desde el alma a la vida, que a lo más Violeta, me ha dado TANTO!!!!!!!!.

7 comentarios:

luzbel dijo...

me encantó la foto.
Después del matrimonio yo abría preferido estar en la lista de los de arriba que los de abajo.
La rosa ofrecida!
Que delicioso perfume debe tener...

juan luis dijo...

estimada mallén:

Con este último post me doy cuenta de que existe un resentimiento con alguien de tu pasado que pudo hacerte daño. Déjalo atrás, de verdad se nota que hay alguien en tu vida que te dañó y que no puedes sacártelo de encima

Anónimo dijo...

Hola amiga.........

VIVA LA VIDA, no? es la raja... con todos esos altor y bajos... con los problemas y con las alegrias... todo...

Pucha que vale la pena vivirla...

Te quiero mucho mucho!!!

La Faby!!!!!!!!!

Mallén dijo...

Juan Luis:
Por tus comentarios, deduzco que tienes cierta fijación sobre mis dolores pasados, porque insistes en el tema cuando este post habla precisamente de lo contrario.
Este escrito habla de amor, de recuerdo, de satisfacción y de gratitud, términos que podrían ser incluso antagónicos con el dolor.
Otra cosa, querido lector... Agradezco los consejos y la preocupación desde el alma, pero de acuerdo a mi experiencia personal, disiento profundamente contigo. Los dolores no hay que sacárselos de encima, hay que aprender a vivir con ellos hasta que se mitigan solos con las experiencias nuevas o con el llano paso del tiempo; eso es lo que hice con esa pena gigante que alguna vez tuve (porque en eso tienes razón, la tuve) y que dejó sin duda cicatriz, pero que afortunadamente ya no punza más.
Nunca he querido "sacarme de encima" ninguna de mis experiencias de vida, por muy dolorosas que hayan sido. Hacerlo, sería precisamente una actitud de inmadurez... esa que me criticas en tu comentario anterior (la coherencia es fundamental para hilar bien las ideas).
Siempre abierta para discutir contigo,
Mallén.
P.S.: ¿Tengo el gusto de conocerte?

juan luis dijo...

Mallén:

Tienes razón en la crítica a mi comentario, pero quiero hacerte la salvedad de que el concepto "sacartelo de encima" no significa olvidar sino lo que tu misma señalas, es decir, que deje de doler.
No obstante, los amores van y vienen, como cualquier otro sentimiento; lo importante, es ser consecuente con esos sentimientos, sentirlos a fondo, el amor disfrutarlo, el dolor, sufrirlo, la pena, llorarla, y todo a concho.
puede que te suene una canción de Alejandro Lerner llamada " Todo a pulmón".
Así se vive la vida, intensamente, extrayéndole la médula ( Mr. Kitting, Dead poets society)
Las flores viven hasta que se secan, después están muertas; mas, lo trascendente es que vivieron de manera intensa hasta secarse.
"La única manera de ser feliz en la vida es dando la vida por ser feliz" ( frase personal)
Y no creo que me conozcas, pues estoy muy lejos.
Saludos.

Anónimo dijo...

y que pasa conla familia??

Mallén dijo...

La familia es el pilar esencial, el origen, la raíz... Es uno mismo en otras carnes.
La familia es tan parte mía, que no me alcanzarían los blogs del mundo para reconocerlos.
Cariños,