... La que escribe.

Mi foto
Santiago, Chile
Soy una mujer que también es amiga, hija, nieta, hermana, prima, sobrina y mil cosas más. Disfruto regalando sonrisas en la calle y quiero pensar que el mundo es mejor con ese simple gesto; por eso, me ando buscando. Si usted me ve por ahí, avíseme!

martes, abril 10, 2007

REFLEXIONES SOBRE EL EGOÍSMO

Debo reconocerlo: soy egoísta. Y algo celosa incluso, de mí misma sobre todo.
Me enferma que otros se abroguen mis logros, mis afectos, mis afinidades y mis gustos.
Que me roben las ideas, los refranes, las analogías y los chistes, me enferma (que al menos reconozcan la fuente original, tipo "agradecimientos a..."). Que se metan en mi metro cuadrado, cuando yo no he invitado a pasar, me causa urticaria. Que me provoquen, jugando con los límites de mis espacios compartidos a través de familiares y amigos, también. Me jode. Y tal.
He tenido mil experiencias de esas a lo largo de la vida... Mi mamá tenía la horrorosa costumbre de leer mis diarios de vida y de registrar mi pieza por hobbie; tuve más de un conocido (Jesús) y conocida (Giselle) que quiso ser mi amigo/a a toda costa y terminó siendo un parásito imposible de extirpar, a lo tipo Pepe Le Pouf ("Cóguete, zogillo apestosooooo"; léase afrancesado, por favor) o, peor aun, con ribetes psicopáticos a lo "Mujer Soltera Busca" (sin mayores comentarios). Varios personajes que he querido que desaparezcan de mis anales afines se han negado a esfumarse de los espacios originalmente míos o complementarios a mí... y dale que dale: aparecen una y otra vez, campantes y felices, "frescos y naturales después del postre", como si nada hubiera pasado. Y a mí su mera presencia me deja al borde de una explosión duodenal.
Y entonces me da por darle vueltas al tema de la tolerancia y la paciencia; porque claro, hay que tenerle piedad al prójimo, que muchas veces no entiende un "no", un "nunca" o un "vete" con la fluidez que una quisiera. Sin embargo, no puedo evitarlo... Porque pienso que a veces lo hacen de manera premeditada, por la pura delicia morbosa de hacerme rabiar hasta casi el desquicie.
Es un ají por el culo, la verdad. Y de los putamadre.
Claro, una puede gritar y bramar hasta el cansancio cuando las "apariciones" o "intromisiones" tienen que ver directamente con una misma, para eso es mi espacio y tengo siempre derecho a pataleo. Pero, ¿Qué pasa cuando la persona que esperamos que la tierra se trague misteriosamente insiste de improviso en frecuentar lugares que antes te resultaban propios, tangencialmente por el hecho de pertenecer a gente cercana a tus afectos? Es una realidad enervante.
Pero existe. Hoy mismo me pasó, al revisar peregrinamente los blogs de algunos amigos. Es un hecho: los amigos no son propiedad privada. Pero qué quieren que le haga... me empelota que otros se abroguen a mis amigos como tales, sobre todo sabiendo que no lo son.
He dicho.

6 comentarios:

luzbel dijo...

Aquí, en el infierno no hay amigos, todo es de todos y de ninguno, tu Mallen eres la guinda del pastel, manjar de los faunos....
Dejate guiar por el corazón, los amigos se cuentan sólo con los dedos de una mano....

Faby dijo...

tan-tan!!!

JAJAJAJAJA

Pucha amiga, no podias haberlo descito mejor...

Cuando recien comnzamos a salir con Cris... el muy perla no encontro nad mejor que invitar a una tipeja del mcdonalds que tenia un drama legal a tomarce un cafecito...

Claro, no podia invitarla a cualquier parte, tenia que llevarla a nuestro cafe de la plaza Mulato Gil... cuando lo supe...
"NUNCA MAS VENGO CONTIGO ACA" fue mi resuesta...

"Pero por que, que tiene de malo?"

Y aun no entiende que pa mi los lugares que son nustros son de los dos, no son a que los ande compartiendo on otra gente... asi cada vez que hace esas cosas, yo simplemente no vuelvo a visitar tales sitios en su compañia!

Si, te entiendo... me vi reflejada en todo el testamento que escribiste...

SOY EGOISTA y me gusta serlo!

Besos!

Juan Luis dijo...

No creo que resulte sano discutir sobre si éste es amigo mío o es amigo tuyo. No estoy de acuerdo con eso de que los amigos de uno son exclusivos pues uno siempre logra afinidad con los amigos de otra persona con la que prefiere evitar tener una relación (entiéndase ex-pareja, pegajosos como los que describes, etc) y los verdaderos son aquellos que saben mantenerse al márgen de ese tipo de discusiones.
Lo que tu reseñas no es egoísmo, es una actitud un poco infantil; creo que eso da para relaciones adolescentes pero no para gente adulta con criterio.
Creo que deberías sacarte el odio o el resentimiento para con esa persona a la que no quieres ver, y dejar ser no más.

Mallén dijo...

Juan Luis... Agradezco tu juicio. Me encanta el disentimiento; por eso, no puedo sino discordar con un par de apreciaciones tuyas... No hablo de amigos en común, y qué quieres que te diga, tampoco albergo odio en mi corazón. Agradezco profundamente que dejes tus opiniones en mi espacio.
¡Saludos!

Yuyu dijo...

Aqui puedo decir que efectivamente yo tambien soy egoista y mas ahora con mi mejor amigo... me eh enterado que ya tiene novia (ah tenido varias pero solo eh conocido a una, larga historia) y eso causa panico en mi que me lo quite, que se lo quede... no es propiedad lo se y menos mia pero no puedo dejar de ser egoista y de sentirme asi...

culpógena dijo...

jajajajajajajajjaja!

sí!!! ídem! concuerdo plenamente

ufff! cuántas veces he tenido esos parásitos! cuántas veces me han robado ideas, estilos...ah! hasta me carga que me imiten como me visto!!!


y los parásitos!! arg! una vez tuve que amenazar de golpes a alguien para que dejara de meterse en mi vida y en la de mis amigos...

jajajajaj! yo y mi metro y medio ofreciendo puñetes...nada más flaite y patético...irónicamente violento...