... La que escribe.

Mi foto
Santiago, Chile
Soy una mujer que también es amiga, hija, nieta, hermana, prima, sobrina y mil cosas más. Disfruto regalando sonrisas en la calle y quiero pensar que el mundo es mejor con ese simple gesto; por eso, me ando buscando. Si usted me ve por ahí, avíseme!

lunes, julio 24, 2006

VAYA VACACIONES

Esa que sale en la foto es la Mama. Esa era la Mama, la abuelita de Daniel, el día de su cumpleaños este verano. Se nos fue el martes pasado, así que por razones más que obvias perdí la noción del tiempo y el espacio sobre todo lo que tenía pendiente realizar en mi tan anhelada semana de vacaciones.
Escasamente recibí a mis hermanos el miércoles en la noche, después del funeral realizado en el Cementerio de Malloco (que es muy lindo, por lo demás, lleno de verde... a la Mama le habría encantado). Traté por todos los medios de divertirlos, los llevé a Expo Bichos (no vayan, es un fiasco) y al Gran Circo Ruso sobre Hielo (irrealmente caro); ellos me entregaron como siempre mucho amor, pero yo andaba en otra.
Esta situación me pilló volando bajo. Ando llorona y triste, muy falta de motivación y aprensiva. Para más remate, tuve que volver al trabajo hoy. Y no quería volver al trabajo, porque siento que aquí ya no puedo aportar más. Estoy muy desmotivada por esto (eso, casi como guinda del postre).
La vieja era una tremenda persona... teníamos nuestras diferencias cuando estaba buena y sana, pero desde que se perdió en su nube de demencia senil (esta era en serio, no como la de otros...) era como una niñita tierna y alegre.
Se nos fue para abajo de un sopetón... tres meses viviendo en Peñaflor, y todo se nos fue a la punta del cerro. Los de Peñaflor, eso sí, se portaron un siete. Pero igual se nos fue la Mama.
Yo la quería a mi manera... y tal vez sentía algo de celos, porque Daniel siempre permaneció pendiente de cada cosa que le sucediera. Es que además lo veía tan aproblemado por cuidarla, que me venía una angustia tremenda porque nos sentíamos tan responsables... Y las cosas se eternizaban en una senda de problemas...
Es extraño, pero como que me acostumbré a estar preocupada por la salud de la Mama. Ahora temo las repercusiones de esta nueva pérdida en Daniel, que trata de hacerse el loco. Siento que me faltan las fuerzas para apoyarlo como debiera. Y no se de dónde sacar más fuerzas, porque me siento terriblemente desamparada.
Porque a veces uno se cansa de aparentar que todo anda bien cuando lo que realmente se quiere es mandarlo todo a la mierda.
Espero sentirme mejor mañana.

2 comentarios:

Faby dijo...

Amiga...

Toda mi fuerza para ti y el Dany... cuidense mucho y no saben cuanto siento la noticia!!!!!!!!!

Besos...

Anónimo dijo...

Wonderful and informative web site. I used information from that site its great. »