... La que escribe.

Mi foto
Santiago, Chile
Soy una mujer que también es amiga, hija, nieta, hermana, prima, sobrina y mil cosas más. Disfruto regalando sonrisas en la calle y quiero pensar que el mundo es mejor con ese simple gesto; por eso, me ando buscando. Si usted me ve por ahí, avíseme!

lunes, junio 05, 2006

LA SANGRE TIRA

Para sacerme el paro nacional de los estudiantes de encima, me puse a conversar por MSN con uno de mis mejores amigos (no digo el mejor, para no herir suceptibilidades... pero si antigüedad constituyera grado, sin duda Rodolfo ostenta ese título) sobre los avatares de la vida; en eso, él me dijo que la sangre tira.
Y me quedé pensando...
Claro que la sangre tira. Y tira de mil maneras distintas.
La sangre tiene el don de hacer que a uno le de pena; te hace temblar de rabia, te llena de nostalgia, te duele, te golpea, te remece. La sangre te enorgullece, te exhalta, aunque a veces puede avergonzarte.
La sangre hace, por ejemplo, que el pecho se me hinche de orgullo porque tengo una hermana de casi quince años que se toma en serio los problemas de nuestra sociedad y decide apoyar la causa de los estudiantes secundarios, pese a que a ella jamás le ha faltado nada y estudia en un colegio particular.
La sangre también me hace enorgullecerme de mi primita de la misma edad, que desde La Serena enarbola banderas de lucha con la misma pasión que caracterizó a mi tía, su madre, de la que también me siento orgullosa por toda su historia.
También me enorgullece mi abuelo, ese Quijote a quien idolatro y cuya imaginaria ausencia me agujerea el estómago y me llena los globos oculares de lágrimas repletas de angustia... Por suerte, lo tengo conmigo, aunque no lo vea nunca.
La sangre me duele en los ovarios... es que claro, la vida rasguña las entrañas y hace a veces que esto me entristezca. Aunque solo sea sangre y no la vida misma. Pero como las ilusiones siempre existen, hace que el mundo a uno se le venga un poco encima.
La sangre me ha dado muchas rabias...
He esperado mucho de quien me dio esta sangre que derramo por el mundo, y la verdad es que la gran mayoría de las veces no he recibido mucho a cambio. De ahí la rabia (Ojo, que no hablo de mi madre).
Sin duda, mi hermana Sonia se enfadaría conmigo por volver al eterno tema de mi papá, pero bueno, qué quieren que haga, así soy yo no más. Y por último, este es MI espacio... al que no le gusta, que deje de leer y san se acabó.
Bueno; estaba yo en que la sangre tira, y como tira de maneras misteriosas, la misma sangre hace que hoy me encuentre en un estado de contrariedad absoluta al recibir un correo, muy breve, de mi progenitor, con quien no cruzo palabra hace algo así como un año. Es que se enteró de este blog...
"Te amo, niña. Muy lindo tu blog, te felicito". Y sería.
No se si él leerá esto o no. No lo tengo claro. Con mi papá uno nunca sabe para dónde irán las cosas.
Este retraso hormonal, que hizo que reflexionara en el tema de la maternidad y por supuesto de la sangre (falsa alarma, por lo demás), hace especialmente contradictorio el hecho de haber recibido una nota tan breve pero tan simbólica.
Los niños necesitan afecto, protección, cuidado, atención... Vale el gesto, papá, lo agradezco de corazón, pero yo hace mucho que dejé de ser una niña.
No niego que muchas veces me siento una de ellas; a quién no le ha pasado... Sin embargo, creo que entre tú y yo hay tanto tiempo que se perdió en el espacio que por mucho que lo intentemos, no podemos hacer borrón y cuenta nueva.
Esto es como el tema del Patio 29 (guardando las dimensiones, claro); es necesario saber toda la verdad para recién comenzar a sanar.
¿Quién dijo que la sangre no tiraba?

9 comentarios:

CocoTrox dijo...

No pensé que te hiciera darle tantas vueltas al asunto, pero si estamos en ésta será por algo.
Sip, la sangre tira.. pero no sólo eso. Si se piensa en la sangre se pueden hacer un montón de reflexiones al respecto. Por nuestras venas corre el alimento, la defensa, el oxígeno que llega y hace posible la vida de cada una de nuestras células. Si se produce una herida lo primero que brota para proteger nuestro cuerpo es la sangre, restaurando lo que hizo romper el equilibrio de nuestras entrañas. La sangre es vida, y es vida que protege y mantiene la existencia. Pero la sangre no sólo tira, también lava: por la Sangre de Cristo, derramada en la Cruz se lavaron los pecados de la humanidad.
Mi niña, no dejes que la sangre sólo te “tire”, ante todo es la sangre la que mejor borra las heridas, lava la conciencia, alimenta la esperanza y protege el espíritu.
%0 yo...!

Faby dijo...

Uff... vieja... (ya que no eres una niña, jojojojojo) la verdad es que el temita me trae al corazon y a la cabeza una serie de hechos dias cuentos cosas porrazos... ufff de todo....

Mi abuelo, la figura paterna que he tenido en mi vida, la verdad, la unica que he respetado a ciegas... murio cuando yo solo tenia 4 años, en realidad 1 mes 1/2 antes de cumplirlos...

Sin embargo, hace algun tiempo encontre unos cuadernos y otras cosas que me dejaron sin aire en los pulmones... alguien escribio canciones tangos y canciones chilenas en el cuaderno... y firmo algunos documentos...

Hace unos 3 años tome esos documentos y esos cuadernos y llore... no se si de emocion, de pena, de incapacidad... la verdad es que la letra, la firma, la forma de redactar... era yo... sin duda alguna... pero la verdad es que alguien mas lo habia hecho... cuando pregunte en casa... al unisono me contestaron... "Froilan" era mi abue... mi tata... ese que conoci solo por 1 año... a una edad que uno casi no tiene recuerdos... pero sin duda, nuestra sangre siempre sera la misma...

Un beso amiga... me encanto tu blog!!!!!!!

Mallén dijo...

Fabita... te cuento una anécdota, también relativa a la sangre...
Hace varios años ya (yo tenía trece primaveritas), me contaron lo increíblemente parecida que me había puesto con el tiempo a mi tatarabuela, la madre de la mamá de mi tata querido (se que suena a trabalenguas, pero es lo que hay).
Nunca hice mucho caso, hasta que me mostraron una foto de ella. La cosa era para dar escalofríos, ¡Si hasta se peinaba igual que yo!, pero no le di mayor asunto... hasta que un día, veo a mi abuelo llamarle la atención a mi abuelita: "Pero Sonia, cómo dejas las fotos de la Mallenchu a la intemperie, ésta está completamente deteriorada..." Mi memé soltó la risa, y le pidió que volteara la foto. Atrás, salía la fecha... 1903. Claro, no era yo. Era la abuela de mi abuelo.
Esto de la sangre, da para todo...

tiacecy dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que la sangre tira y que en el andar de la vida lo vamos viviendo y descubriendo.
En tus venas corre sangre de los DEBIA,y por ende su herencia, una herencia digna de valorar, no solo por tu abuelo, que es a quien mencionas, sino tambien por tu padre, un hombre inteligente, capaz, trabajador, honesto, digno,humanitario, que se ha destacado y sembrado afectos en todos los lugares que ha vivido.
Otra cosa es tu historia de hija con él, ya que no ha sido el padre que tu has soñado , pero pienso que esa historia no descalifica sus cualidades.
Al pasar de los años, Mallencita, te darás cuenta que tu padre es uno mas de los tantos padres que ha vivido separado de sus hijos, dejando en ellos una huella dolorosa, pero no por eso son una mala persona.
Imagino que hacer borron y cuenta nueva, es imposible,lo vivido existe y por ende su huella, pero considero que si recives una linda frase de amor y un TE AMO, antes de reaccionar por el peso de tu herida, seas empática y trata de sentir al que te lo dice, tal vez esa sea una gran oportunidad para escibir una nueva historia.
Los hombres no solo son distintos en su físico a nosotras las féminas, sino tambien en la forma de expresar sus sentires, eso solo lo aprederás con los años y tu propia experiencia.

Mallén dijo...

Entiendo que mi padre, como ser humano, es una excelente persona... Lo valoro y valido como tal.
Espero de corazón que algún día los pasos de él y los míos se junten, aunque sea en un café, para repasar los andares y replantear los senderos que se divisan a lo lejos... En mi corazón no hay rencor, ni rabia, ni nada parecido. Además del amor incondicional de siempre, sin embargo, hay una altísima cuota de desencanto y algo de dolor crónico por la sempiterna ausencia.
Gracias, tía querida. Tus consejos siempre son bienvenidos y bien atesorados.

Anónimo dijo...

Your are Excellent. And so is your site! Keep up the good work. Bookmarked.
»

Anónimo dijo...

Nice colors. Keep up the good work. thnx!
»

Anónimo dijo...

What a great site, how do you build such a cool site, its excellent.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.